domingo, 14 de junio de 2015

Lecturas de verano en Québec




 
 

 

  

Con el verano a la vuelta de la esquina, y las vacaciones (los que tengamos la suerte de tenerlas), es el momento de prepararse para largas y sosegadas lecturas. En el interior de casa, en nuestro rincón preferido, de noche, al atardecer junto a una ventana o en el jardín, saboreando un café (o un buen gin-tonic), disfrutemos del placer de la lectura. 
Les Publications du Québec editó hace años esta serie de marcapáginas con mobiliario y la presencia constante de un libro: La chaise Morris, Fauteuil et tabouret Eames, Fauteuil berçant à dossier pressé, Berceuse Lincoln, Fauteuil en rotin, Banc de jardin.

8 comentarios:

Mª Luisa dijo...

Os marcapáxinas son unha marabilla e o que suxiren...O meu ideal de vacacións, aínda que a min sérveme calquera sitio para ler: Debaixo dunha árbore, nas escaleiras do hórreo...
Fermosísima serie.
Un saúdo.

enri p dijo...

Mª Luisa, non están nada mal eses sitios que propós. Vexo que tes a sorte de ter un hórreo, quen poidera...! Un bico

irati dijo...

Simplemente, preciosos !!!
Un abrazo

Justa dijo...

Preciosos marcapáginas, con los libros en reposo esperando para ser leídos. A veces el camino nos resulta más placentero que la meta.

Unha aperta.

Justa

Anónimo dijo...

Marcapáginas maravillosos, Enri.
Un abrazo.
Pepi.

enri p dijo...

Gracias a todas. Un abrazo

JAVIER dijo...

Bonitos marcas y buenos lugares para leer.
Me quedo con el penúltimo, por aquello de la jarra de agua (fría, supongo)
Alazos.Pato

enri p dijo...

Sí, Javier, seguro que una buena limonada fría... Un abrazo